Facultad de Bellas Artes Alonso Cano

Calle Periodista Eugenio Selles, s/n - 18071 Granada

El edificio, fundado por la Diputación de Granada en 1928 como hospital de dementes, surge ante las numerosas denuncias públicas realizadas durante los últimos años del siglo XIX y primeros del siglo XX ante el pésimo estado en que se encontraban estos enfermos en el Hospital Real de Granada. Ante esta situación, Fernando Wilhelmi Manzano, arquitecto de la Diputación, recibe el encargo de realizar un proyecto para construir un nuevo hospital, que presenta en 1920.

La construcción del edificio se vio interrumpida por la guerra civil, que causó enormes daños en las partes finalizadas durante los años de contienda, momento en que el inmueble fue ocupado por los militares, que permanecieron allí hasta 1946. De este modo, pese a su temprana fundación, la edificación se finaliza en 1955, año en que se inaugura como hospital de dementes.

El proyecto del hospital adaptará sus espacios en función del uso de cada uno de ellos, atendiendo a la diferenciación por sexos, edad (niños y adultos), clase social de los enfermos (pobres y pensionistas) y patologías, estableciendo como categorías las de pacientes agitados, semiagitados, tranquilos y epilépticos y contemplando la necesidad de crear un lazareto para los internos con enfermedades contagiosas. De este modo, el diseño de planta responde a la creación de un edificio principal con ocho pabellones organizados según las cuestiones anteriormente mencionadas. Así, estarían convenientemente separados un espacio de servicios generales para administración, otro para la religión -con capilla y coro-; la sección médica con consultas, farmacia, laboratorio, biblioteca, gabinete de radioscopia, servicio de guardia de médicos, sala de anestesia, habitación y laboratorio para fotografía con cámara oscura, y quirófano, entre otros, y las celdas de enfermos.

No obstante, el desarrollo del proyecto se verá modificado por las consecuencias de la guerra y dificultades económicas derivadas de esta, de manera que se suprimirán algunos espacios dando caída a un grupo de 300 enfermos.

Estructuralmente, el edificio principal se realiza dejando la fábrica al descubierto mediante la utilización de un ladrillo fino que dotara a la construcción de un componente estético. En el cuerpo central se inserta una portada en dos cuerpos realizada en piedra de Sierra Elvira siguiendo los cánones y la estética clásica.

Esta edificio es desde 1995 parte de los inmuebles patrimoniales de la Universidad de Granada, acogiendo en la actualidad la Facultad de Bellas Artes Alonso Cano.

 

Licencia CC BY SA