Volver a las obras del mes

La Reina Isabel La Católica en la Cartuja de Miraflores

Luis Álvarez Catalá

Ficha técnica:

  1. Autoría: Luis Álvarez Catalá
  2. Cronología: circa 1866
  3. Técnica: óleo sobre lienzo
  4. Medidas: 174×185 cm.
  5. Localización: Hospital Real
  6. Colección: Patrimonio Histórico Artístico
  7. Titularidad: Museo del Prado (deposito en la Universidad de Granada)

Descripción:

 El lienzo representa a Isabel La Católica frente al cadáver del rey Juan II de Castilla, en el interior de la Cartuja de Miraflores (Burgos), durante un viaje a este monasterio realizado hacia 1486. La obra, que le valió al artista la segunda medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1867, reproduce el momento más dramático del tema: los monjes muestran a la Reina el sepulcro en el que los restos de su padre descansan junto a su esposa Isabel de Portugal.

La escena se realiza mediante una composición en tres planos. El primero, que enmarca el acto principal, está dividido en dos partes partiendo desde los ángulos inferiores del lienzo, al que parecen entrar de un lado un grupo de monjes vestidos con túnicas blancas y, de otro, las mujeres de la corte de Isabel. En un segundo plano, pero ocupando el espacio principal de la composición, centrado aunque ligeramente desplazado hacia la derecha, la Reina observa el lugar en el que yace el difunto, destacando el pintor su presencia mediante un foco de luz que baña la figura de la protagonista. Al fondo, un grupo de monjes levantan la tapa del sepulcro y, con actitud curiosa, miran los restos de los monarcas mientras hablan entre ellos.

El pintor hace gala en esta obra de su cualidad para la representación del detalle y las calidades materiales en los ropajes y en la arquitectura, así como de su dominio en la iluminación de la escena, de referencias tenebristas y a través de la que consigue enfatizar el drama aplicando varios haces de luz lateral que bañan los momentos e individuos más relevantes en el lienzo.  En la expresividad de los rostros se advierte su innegable capacidad para el retrato, representando a través de diferentes figuras actitudes de diversa índole entre las que destaca la extrema tristeza de la Reina.

Biografía del autor:

 Luis Álvarez Catalá (Madrid, 1836-1901). Madrileño de orígenes asturianos, recibió su primera formación en Oviedo para posteriormente estudiar en Madrid en la Escuela Especial de Pintura Escultura y Grabado y en la Escuela de San Fernando, donde fue discípulo de Federico Madrazo. En 1857 fue pensionado en Roma, obteniendo la medalla de mérito en la Exposición de Florencia en 1861, obra que también le valió la segunda medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de España de 1862 y que fue adquirida por Isabel II.

Su estancia en Roma se prolongó por tres años, llevando a cabo allí parte de su producción y participando en diversas exposiciones. A su vuelta a España en 1890 obtuvo la primera medalla del Certamen Nacional de Bellas Artes con la obra “La silla de Felipe II en El Escorial”, obra que también obtuvo la medalla de oro en Berlín en 1891.

En su producción predomina la pintura de historia, imbuida de un aire romántico, además de numerosas obras de carácter costumbrista en las que destacan temas y motivos asturianos que recrea con gran detalle. Destaca también una importante galería de retratos, realizando diversas representaciones de la realeza entre las que destacan las obras para la regente Doña María Cristina y Alfonso XIII.

Merece la pena destacar su labor como subdirector del Museo del Prado, del que fue director desde 1898 hasta su muerte.

Licencia CC BY SA

Bibliografía consultada:

MANSO PORTO, C.: Isabel La Católica y el arte. Madrid: Real Academia de la Historia, 2006, pág. 113.

LÓPEZ-FANJUL DÍEZ DEL CORRAL, M.: Obras maestras del patrimonio de la Universidad de Granada. II. Catálogo. Granada: Universidad, 2006, pág. 116.

RINCÓN GARCÍA, W.: Los Reyes Católicos en la pintura española del siglo XIX. Arbor CLXXVIII, 701 (Mayo 2004), págs.129-161.