MARÍA JOSEFA

Luis Casablanca Migueles

Agosto / 2020

Ficha técnica:

Autoría: Luis Casablanca Migueles
Cronología: circa 2008
Técnica: Escultura
Medidas: 160 x 130 x 120 cm
Localización: Área de Reserva de Patrimonio. Espacio V Centenario
Colección: Colección de Arte Contemporáneo UGR
Titularidad: Universidad de Granada

Descripción:

La pieza seleccionada para esta obra del mes es una nueva muestra de la relación del arte y la moda que, junto a obras de diseñadores como Jesús del Pozo, se integra en la Colección de Arte Contemporáneo de la Universidad de Granada. No obstante, en este caso se establecen otras relaciones con la figura de García Lorca y a través de él, con la literatura y el teatro.

María Josefa es uno de los personajes de “La Casa de Bernarda Alba”.  Octogenaria, representa la vejez, el encierro y la locura, el ansia de libertad fruto de su confinamiento continuo en un cuarto de la casa de Bernarda, su hija, a quien no duda en arrojar continuas verdades y ante quien defiende la existencia de un profundo anhelo de vida aparentemente oculto bajo la máscara de la senectud. Pese a sus limitaciones y circunstancias, María Josefa desea casarse con un hombre apuesto a orillas del mar, encarnando frecuentemente la imagen de la ilusión frente a personalidad oscura y de carácter férreo de su hija.

La María Josefa de Casablanca es una mujer bella, vestida en tonos ocres y azules que encierran la pureza del blanco a partir de la imagen de un tejido formado a partir de la compleja urdimbre formada por diferentes piezas de papel que se ciñen a la cintura y acentúan la voluptuosidad de las formas del torso. El artista ha analizado al personaje y, sobre la vejez y la locura, han prevalecido la fortaleza y los deseos de María Josefa.

Partiendo de un intenso estudio de la figura de este y otros personajes, Luis Casablanca realiza una serie de esculturas habitables que van a reproducir el carácter de ocho mujeres lorquianas a través de diseños imposibles que se materializan mediante el uso de papel, cartón y otros materiales que, lejos de introducirse en patrones de vestuario, conjugan fuerza expresiva y metáfora, en tanto que se presentan como vestidos para un papel de teatro. A través de Belisa (“Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín”, 1933); Bernarda, Adela, María Josefa (“La Casa de Bernarda Alba”, 1936); Doña Rosita (“Doña Rosita la Soltera o el lenguaje de las flores”, 1935); Yerma (“Yerma”, 1934); Zapatera (“La Zapatera Prodigiosa”, 1930) y Soledad Montoya (“Romance de la pena negra”, 1928) el autor crea ocho piezas que sirven como imágenes de una parte del imaginario femenino de la literatura española.

Son, según Mar Garrido, vestidos-cuerpo. Se trata de esculturas, trajes o, en definitiva, formas que adquieren corporeidad a partir del patrón, de los plegados de las faldas o los ceñidos corsés deshabitados y nos acercan a mujeres a las que, conozcamos o no, intuimos a partir de la ausencia de sus cuerpos y gracias a los colores y estructuras de sus ropas.

No podemos entender estas piezas sin ponerlas en relación con la práctica profesional y la formación del artista, en cuya producción abundan los bocetos de moda, diseños de sombreros, zapatos y vestiduras de carácter diverso que se completan con estas esculturas habitables e instalaciones donde, al mezclar objetos cotidianos como una cafetera, un zapato o un perchero envueltos en fieltro gris, Casablanca nos introduce en el concepto de tiempo neutro y, del mismo modo que los vestidos transmiten la esencia de la corporeidad que encierran, cada pieza alcanza su verdadero significado.

Biografía del autor:

Luis Casablanca Migueles (1956-2016) nace en Buenos Aires (Argentina) donde cursa estudios de Derecho que concluye en 1988. Posterior a su formación como abogado,  desarrolla estudios vinculados a su vocación artística y obtiene los títulos de licenciado (2003) y doctor en Bellas Artes (2007) en la Universidad de Granada.

Entre 1975 y 1987 participa en numerosas exposiciones colectivas e individuales en Argentina y colabora desde 1988 con publicaciones periódicas y revistas como Diario 16, Ya, Vogue España en la Universidad de Granada y Joyce, entre otras.

Entre 1989 y 1993 su relación con el mundo de la moda se traduce en su labor como dibujante adjunto al director técnico del taller de Jesús del Pozo, formando parte del equipo de diseño para teatro, cine, instituciones y corporaciones del diseñador madrileño, con cuya fundación mantiene una relación profesional a partir de 1989, desarrollando investigación y docencia.

Su actividad docente en Granada comienza durante el curso 2004-2005, momento en que se incorpora como profesor asociado en el Departamento de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad, e impartirá clases también en el ámbito no universitario, en el Curso de Diseño de Interiores de la Escuela Arte Granada. No obstante, su incorporación a la docencia no le impedirá desarrollar su carrera artística y mantener en paralelo colaboraciones vinculadas a la moda, como la Pasarela Fortuny, donde lleva a cabo labores de investigación.

Entre las exposiciones de Luis Casablanca podemos mencionar las individuales “Hágase la luz” (Corazón negro, Madrid), “Objetos, Lámparas, Esculturas” (Galería Lecrín en el Puerto Deportivo Marina del Este de La Herradura, Granada), en 1994; “Objetos Luminosos” (Galería Alhadros, Ibiza), en 1997; “Trajes y algo más”  (Corrala de Santiago, Granada), en 2003, o “Las Mujeres Lorquianas” (Centro Artístico “El Pópulo” del Ayuntamiento de Cádiz), en 2008. Su obra también ha formado parte de exposiciones colectivas como la Muestra Internacional de Obra Gráfica “ESTAMPA” (Madrid, 2004), o “Retablo de las Maravillas” (Colección Permanente de Arte Contemporáneo de la Universidad de Granada, en el crucero del Hospital Real de Granada, 2007), así como ha asistido a ferias internacionales de arte como ARTE + SUR (1997, 1998, 1999), Fira di Roma (1997) o la Feria de Arte MAC (1998).

En mayo de 2018 se inaugura en el granadino Centro Cultural Gran Capitán la muestra titulada “Luis Casablanca. De la línea a las esculturas habitables” gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Granada, la Universidad de Granada, que participa a través de La Madraza. Centro de Cultura Contemporánea, el Secretariado de Bienes Culturales y la Facultad de Bellas Artes, y la asociación FortuyM Culture, donde se expuso la pieza que seleccionamos en esta obra del mes.

Bibliografía:

AA.VV. (2008). Ausencias vestidas & reflejos desnudos. A Federico García Lorca. Madrid: Museo del Traje.

AA.VV. (2018). Luis Casablanca. De la línea a las esculturas habitables. Granada: Universidad de Granada.