QUIMERA

Junio / 2019

Ficha técnica:

Cronología: Siglo XX
Técnica: Conservación en líquido
Medidas: 21 x 10 cm
Localización: Facultad de Ciencias. Departamento de Zoología
Colección: Colección de Zoología
Titularidad: Universidad de Granada

Descripción:

La quimera común (Chimaera Monstrosa) es un pez eslamobranquio cartilaginoso del orden de los quimeriformes (Chimaeriformes; Obruchev, 1953), clase Chondrichthyes (Huxley, 1880) subclase Holocéfalos, que habita entre 300 y 500 metros de profundidad  en áreas del Atlántico oriental, el Mar del Norte, las costas de las islas Azores y Madeira y las del Mediterráneo, con especial incidencia en el área occidental y en las franjas litorales de Grecia y Chipre.

Se trata de animales ovíparos que llegan a la madurez sexual entre los 11 y los 13 años, con una longevidad que oscila entre los 25 y 30 años. Se alimentan principalmente de invertebrados, crustáceos y estrellas de mar. Morfológicamente destacan por contar con una cabeza de grandes dimensiones, gruesa y con hocico, mientras que el cuerpo se desarrolla en longitud y se comprime lateralmente, acentuándose el estrechamiento al acercarnos a la cola. La piel no está formada por escamas, y tiene una tonalidad que pasa de los ocres en la región superior del cuerpo, a un tono gris amarillento iridiscente en la inferior. En la aleta dorsal se localiza un radio venenoso que se activa mediante contacto. Se han documentado ejemplares que alcanzan los 150 cm con un peso aproximado de 25 kg.

Como monstruo mitológico, contamos con descripciones de la Quimera como la que ofrece Homero en la Ilíada, donde se define a Amisodaro como su criador y custodio, o la que encontramos en la Teogonía de Hesíodo, donde se atribuye a la Hidra su maternidad, mientras que la mayoría de las fuentes, entre las que destacan la Biblioteca de Pseudo-Apolodoro (Libro 1) la Fábula de Higino y la Metamorfosis de Ovidio además de las ya citadas, referencian su ascendencia en Tifón y Equidna.

“La Hidra parió a la terrible, enorme, ágil y violenta Quimera. Tres eran sus cabezas: una de león de encendidos ojos, otra de cabra y la tercera de serpiente, de violento dragón. León por delante, dragón por detrás y cabra en medio, resoplaba una terrible y ardiente llama de fuego. Pegaso la mató y el valiente Belerofonte. Esta, amancebada con Orto, parió a la funesta Esfinge, ruina para los  cadmeos, y al león de Nemea, al que Hera, célebre esposa de Zeus, crió y puso en los montes de Nemea, calamidad para los hombres” (Homero, “Descendientes de Ceto y Forcis”, en Teogonía).

Enlaces a recursos digitales:

https://www.fishbase.se/summary/2503

https://www.iucnredlist.org/species/63114/12610445

Bibliografía consultada:

GUISANDE GONZÁLEZ, Cástor (2013) Tiburones, rayas, quimeras, lampreas y mixínidos de la costa atlántica de la Península Ibérica y Canarias. Madrid: Díaz de Santos.

KREFFT, G. (1990). Chimaeridae. En Quero, J.C. Hureau, C. Karrer, A. Post y L. Saldanha (eds.) Lista de control de los peces del Atlántico oriental tropical (CLOFETA) (Vol I).París: UNESCO, págs. 111-113.